Hatha Yoga en Espacio la Montaña

El Hata yoga que impartimos en Espacio La Montaña, se practica en periodos que van desde 1 hora, a 1 hora con 30 minutos. En ellos, se busca que alumnos y alumnas generen equilibro, concentración y relajación, mediante la realización de ejercicios yóguicos de posturas, respiración y trabajo mental.

La clase comienza con una invocación y es seguida por series de posturas y movimientos enfocados en desarrollar habilidades propioceptivas que ayudan a alumnos y alumnas a ser conscientes de su cuerpo y de su entorno. Los ejercicios se enfocarán en un movimiento de columna que variará semanalmente. De esta forma, es posible jugar, variar y flexibilizar la clase dependiendo del grupo de practicantes que se encuentre en la sala.

Habitualmente los ejercicios irán seguidos de una relajación que permitirá liberar el estrés y reposar el sistema nervioso luego de las asanas. Finalmente se podrá terminar con ejercicios respiratorios, mentales o de canto de mantras que colaboren con la relajación mental.

 

Clases dictadas por:

Marisol Loyola Echenique

davInstructora de yoga desde el 2011. Luego de desarrollar clases en varios centros de Santiago, decide junto a su familia fundar en el año 2013 Espacio la Montaña. Desde entonces, se ha dedicado a impartir en este centro los cursos de Hatha Yoga, en los que entrega nutritiva información y conocimientos a sus alumnos y alumnas. Por otro lado, se ha especializado en el estudio de la terapia de Decodificación Biológica de Enfermedades, donde ha sido alumna directa del prestigioso Enrique Bouron.

Continúa constantemente perfeccionándose en yoga y en Decodificación Biológica. Desde el año 2017 desarrolla talleres en los que reúne la Decodificación y el Yoga, para encontrar prácticas que ayuden a liberar, movilizar y sanar desde ambas perspectivas a sus pacientes y alumnos.

 

Astrid Labbé

IMAG0171Luego de una intensa búsqueda de crecimiento personal y con la intención de ayudar a otras personas en su propio desarrollo, decide en el 2015 volverse instructora de Hatha Yoga.Esto, tras de descubrir en esta práctica una herramienta completa e  integral, que reúne los beneficios que pudo apreciar desde sus diferentes estudios de técnico en enfermería, masaje Shiatsu (dígitopuntura japonesa), Reiki y Sanación Cuántica.

“Quiero invitarlos a todos y a todas a que juntos recorramos este lindo camino que es el yoga. Un camino de compresión de nosotros mismos y de todas las situaciones que vivimos a diario; un lugar interno de conexión con nuestro ser. El yoga nos entrega todas las herramientas que necesitamos para poder encontrar nuestra felicidad”.

 

 

Francisca Luque

El 2009 participa en una clase de Ashtanga Vinyasa Yoga y desde allí decide incorporar esta práctica a su vida. Con el tiempo, el trabajo de posturas se fue volviendo más profundo y cobró más importancia, entonces decide tomar en el 2011 un instructorado en la Academia Chilena de Yoga. Desde entonces, ha hecho 2 cursos de profundización en Padma Yoga, siendo su foco de estudio la alineación y la anatomía; las acciones principales de cada postura; adaptaciones con props, su uso para el trabajo con dolencias y lesiones, y su efecto sobre el cuerpo a nivel muscular y articular.

“No importa si tienes o no experiencia previa. Cada clase tiene espacio para todas las prácticas y condiciones. Creo que el efecto del yoga se siente muy rápidamente, el movimiento hecho de manera consciente trae beneficios directos sobre el estado de ánimo y la salud. No perdamos la oportunidad de sentirnos bien, y sobre todo, de sentir!”.

 

Más sobre Hatha Yoga

Hatha, (Ha: círculo solar – Tha: círculo lunar), se refiere a las prácticas yógicas que enfatizan en la unión de los polos energéticos positivos y los polos energéticos negativos del cuerpo, a través de Asanas (ejercicios físicos); Pranayama (ejercicios respiratorios); Shatkarma o Kriyas (limpieza corporal); Mudra (gestos) y Bandha (contracciones musculares).

Estas técnicas fueron desarrolladas y concebidas no sólo para el bienestar y la salud, sino que también para producir el despertar, la atracción y el manejo de la energía vital (Prana) en nuestro cuerpo.

Hay que comprender que el Hatha Yoga no es tan sólo una práctica física, también es un proceso de trasmutación celular que nos lleva desde la pesadez, desde lo grueso, a lo liviano y sutil.

Entonces, la práctica de Hatha Yoga entrega las herramientas fundamentales para acceder con mayor facilidad a las prácticas elevadas de yoga (Raja Yoga). Tal como se indica en el primer Sutra del libro más tradicional de Hatha Yoga, (Hatha Yoga Pradipika), el Hatha Yoga se concibe como un muy buen primer peldaño para conseguir una mente contemplativa, armonía emocional, equilibrio mental y salud física. También ayuda en tratamientos de problemáticas mentales, cardíacas, respiratorias, circulatorias y articulares.

En definitiva, el Hatha Yoga es un sistema completo de salud y bienestar, que complementado con una buena alimentación, es una potente herramienta para la vida a cualquier edad.

Resultado de imagen para Sri Krishnamacharya años 30
El gran maestro de asanas, Sri Krishnamacharya, realizando una demostración en los años 30.