Masaje tradicional japonés Anma

¿En qué consiste?

Anma o Anmo es el nombre que se le da al método tradicional de masaje y terapia manual de Japón que tiene más de 2.000 años de antigüedad. Este método está basado en la medicina tradicional china, por tanto, su objetivo es restaurar el flujo de energía vital en el organismo y de este modo, recuperar y conservar la salud, buscando restaurar el equilibrio y la armonía.

Como es eficaz y sencillo, su duración puede ir desde los 20 minutos (como pausa laboral y en silla), hasta 1 hora (como masaje completo en piso).

Características

  1. El masaje Anma tradicional se da al paciente estando vestido, no directamente sobre la piel. Por tanto, los medios de lubricación (tales como aceites), no son necesarios.
  2. El masaje es centrífugo: del corazón a los extremos de los miembros.
  3. Hay seis técnicas básicas: fricción; amasamiento; presión; vibración; percusión y kyokude (un tipo especializado de percusión).

Beneficios

  • Físicos: relaja el cuerpo; alivia el dolor crónico; alivia la fatiga muscular; reduce el dolor muscular; fortalece el sistema inmunitario, entre otros.
  • Mentales: promueve la relajación mental; mejora la concentración; alivia el estrés mental, entre otros.
  • Emocionales: reduce la ansiedad; aumenta la sensación de bienestar y la autoestima; alivia el estrés emocional, entre otros.

Masaje Cráneo – Cervical Oriental

¿De qué se trata?

En la medicina tradicional y más antigua, siempre estuvo presente la importancia del cráneo, de su estructura interna y externa, de la influencia de los nervios craneales en el control de los órganos sensoriales, del sistema nervioso y de los mús

culos faciales, a los cuales debemos la expresión del rostro, la tersura y la armonía. Con una perfecta combinación de técnicas de masajes, suaves estiramientos, toques y digitopuntura, se llegó a combatir sensaciones molestas, tanto físicas como anímicas: de esta forma es que nació el masaje craneal.

El masaje craneal utiliza maniobras dirigidas al tejido muscular, que aportan nutrientes al cuero cabelludo y a los folículos pilosos. Descontractura y relaja el rostro, cuello y hombros, además de ser directamente una terapia neurosensorial que contribuye a combatir el estrés y el abatimiento, aportando juventud y luminosidad.

Recordemos que además, este masaje abarca la zona de cuello, hombros y rostro, lo que lo convierte en una terapia completa y restaurativa.

Beneficios:

  • Descontractura la tensión craneal y facial.
  • Libera los espasmos musculares.
  • Relaja la tensión ocular.
  • Contribuye a la remodelación del óvalo facial.
  • Alivia la tensión muscular de cuello y hombros.
  • Favorece la relajación, produciendo un estado de paz y tranquilidad.
  • Estimula y mejora el sistema circulatorio, sanguíneo, linfático y energético.
  • Oxigena la piel y libera toxinas.
  • Estimula el sistema inmune.
  • Revitaliza el cabello.
  • Su incidencia sobre los nervios craneales facilita el trabajo de los órganos sensoriales.
  • Aumenta la lucidez mental.
  • Estimula la atención y la concentración.
  • Sus beneficios se extienden por todo el organismo.

Ven a descubrir nuestras terapias, escríbenos: